Ilustre municipalidad de Hualqui


Loading

Revista en linea gratis, La Reoública de Hualqui

MUNICIPIO EN TERRENO
Actividad: Entrega de títulos de dominio a vecinos de Los Boldos y Camino El Aguila.

Guia de TramitesDocumentos PúblicosGaleria Fotográfica de HualquiVideos en línea

FONOS EMERGENCIA

logo_carabineros_de_chile.pngFono Carabineros: 133
Tenencia Hualqui: 2141123
Retén Quilacoya: 2141113
Retén Talcamávida: 2141114
Integración Comunitaria: cel. 81885805
Población: cel. 81885825

INDICADORES ECONÓMICOS
UF Hoy:       
UF Mañana:
Dólar:   
Euro:      
SANTORAL
Hoy 22 del 10 es San: Úrsula
CORREO MUNICIPAL
Cuenta:

Contraseña:

Agregar a Favoritos

Ley 20.237

Academia Capacitación Municipal y Regional

Hualqui TV
MUNICIPALIDAD DE HUALQUI EN FACEBOOK

Gastronimía Hualqui

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

Aniversario Hualqui
26 al 29 de Octubre
Plaza de Armas

Transparencia Municipal Solicitud de Informacion Ley de Transparencia Informe de Gasto Mensual Actas Concejo Municipal Licitacion Municipal de Hualque en Chile Compra
SENDA Previene DAEM
OPD
DEDECOOMDELLínea Directa
Proyectos


Censo 2017
Ver Galerías anteriores
Ultimo Evento: FIESTA DEL CAMARON UNIHUE 2014
ENCUESTA
¿Cuál fue el mejor artista de la Fiesta del Choclo 2014?
33
EDUARDO GATTI
NOCHE DE BRUJAS
LOS JAIVAS
ANDRES DE LEON
LOS KUATREROS DEL SUR
CLIMA EN HUALQUI
Fuente: meteochile.cl

Subvencion 19.862
Chile ClicAMDEL

     Inicio -> Cultura Local-> Mitos y Leyendas -> El Árbol del Amor
flechaEl Árbol del Amor
linea
Mitos y Leyendas

Hace muchísimos años, tantos que ya no hay nadie vivo para contarlo, en un pequeño y verde valle alejado de la localidad de Hualqui, vivía junto a su padre una hermosa indiecita llamada Aimey. Todo comenzó cuando las hojas comenzaban a caer mansamente a finales del verano y Aimey ayudaba a su padre a recoger las primeras uvas de la temporada:

- Hija - le dijo su padre uno de esos días - Mañana me acompañarás a Hualqui porque necesito que me ayudes a vender las pieles de conejo que guardo tras la casa.
Aimey asintió de inmediato pues siempre gustaba acompañar a su padre en todos sus quehaceres.
Al día siguiente y muy de madrugada iniciaron el largo camino hacia Hualqui.

La venta de las pieles fue buena, y entre el ruido del pequeño mercado que se había improvisado a lo largo de una calle polvorienta, la niña indígena iba y venía disfrutando de la libertad que le daban sus juveniles años. Pero al final del día y cuando todos se preparaban para el regreso a casa, Aimey divisó entre la multitud a un joven esbelto y tan moreno como ella. Sin darse cuenta quedó embelesada frente a los ojos de aquel muchacho que también le respondía la mirada con infinita ternura. El amor no tardó en llegar, como el otoño, atrapando los dos corazones que se unieron a la distancia. El tiempo y la lejanía no fueron obstáculo para volver a encontrarse todas las veces que fuese posible, ya sea en el campo o cada vez que viajaban al pueblo con su padre a vender sus cosechas. El cariño que sentían iba creciendo con la misma fuerza que crecía el viento otoñal. Sin embargo, la madre de Aimey se opuso tenazmente al romance cuando se enteró de lo que sucedía porque consideraba que su hija era aún muy pequeña y porque el pretendiente era muy pobre.

- ¡ No posee ovejas, ni tierras ! - exclamaba, a pesar de la insistencia de Aimey por hacer valer más el amor que las cosas materiales.

Sin embargo, Aimey no hizo caso a las advertencias y continuó juntándose con el joven muchacho. Entonces la madre buscó a una viejecilla a objeto de eliminar al pretendiente. Sin duda que lo logró, tal vez de qué forma y a través de qué hechizo, más el amado joven de tez morena jamás regresó. Aimey, desconsolada, intentó persuadir a la viejecilla, pero pronto se dio cuenta que el hechizo era irreversible y que nunca más volvería a ver a su amado. La viejecilla, al ver el llanto desconsolado de la pequeña Aimey, le dijo que la única forma de encontrarse con su amado era a través del dios del mal, es decir, el Diablo.

Una noche de San Juan, día preciso según lo aconsejó la viejecilla, y a orillas de un río, Aimey tuvo su primera conversación con el rey de las tinieblas. Las carcajadas retumbaron entre los cerros cuando la indiecita comenzó a relatarle su problema, y tan pronto hubo callado prosiguió escuchándola.
  
- Mírame- le dijo Aimey - Yo sé que nunca más podré ver a mi amado, y por eso te ofrezco mi vida si me concedes un deseo.

- ¿ Y...cuál es ? - consultó malévolamente Satanás.

- Deseo que me conviertas en un árbol, el árbol más bello e iluminado de esta región, para que todo aquel que venga a mí y llore y se lamente de no poder compartir con su amado, pueda cumplir su deseo con el solo hecho de mirarme.

    

 

Ilustre Municipalidad de Hualqui
Dirección: Freire 351- Hualqui
Fono: (56)(41) 2101100
2011 Ilustre Municipalidad de Hualqui

DISEÑO SITIO WEB: MASTERNET.CL